Etiquetas

, , , ,

Quería sacar unos minutos para escribir este post y cerrar este maltrecho año. Mis últimas reflexiones de 2010 son mediáticas y tienen mucho que ver con la deriva general de este país. Me puse delante del televisor y seguí todos y cada uno de los últimos momentos de emisión de CNN+. Intente digerir estoicamente los vomitivos anuncios corporativos de Prisa que, hasta el último hálito de vida de la cadena y con un evidente mal gusto, intentaban justificar porque finiquitaban CNN+. Luego espere, quería ver lo siguiente y lo siguiente fue terrorífico, nauseabundo: la música de Gran Hermano, y el logo del Canal 24 horas de Gran Hermano que sustituye en el dial a CNN+. Es una metáfora perfecta de lo que es hoy España.

Atrás queda el trabajo sobresaliente de cientos de periodistas y técnicos durante  cerca de 12 años de existencia. Fueron el primer canal temático de noticias, innovaron, apostaron por profesionales contrastados y a la vez se convirtieron en una cantera excepcional de jóvenes periodistas. He seguido CNN+ desde el minuto 1 de partido hasta ahora, de alguna manera han formado parte de mi quehacer diario. Buena parte de mi interés por esta cadena de televisión debo personalizarlo en la figura de uno de esos periodistas contrastados de los que hablaba antes, José María Calleja y su ‘Debate’. En las entrevistas de Antonio San José , en los debates de José María o más recientemente con Gabilondo trabajando ambos formatos, me sentía cómodo, sin ruidos, ni interferencias. Han hecho otra televisión, de calidad, una televisión que demandamos miles de españoles pero que por razones mercantilistas quedará única y exclusivamente abonada a RTVE (y que nos dure muchos años el modelo actual del ente público).

¿Qué podemos hacer los usuarios no compulsivos de televisión? Yo lo tengo claro y desde hace un año lo vengo aplicando en mi hogar. Me niego que entren en el salón de mi casa el estruendo, el ruido, las interferencias que provocan determinados canales de televisión. Tele 5 fue el primero en desaparecer de mi dial, no existe en mi mando a distancia, luego siguieron otros; el último, por desgracia, lo que antes fue CNN+ y ahora es esa mierda que lo sustituye. Hasta siempre.

Despedida del último programa de ‘El Debate’, de José María Calleja