Algunas reflexiones sobre el #AscoMediaset y más cosas

En unas semanas volveremos a hablar en clase de la Teoría de la Espiral del Silencio. Los postulados de la politóloga alemana Noelle Neumann siguen muy vigentes aunque la irrupción de las redes sociales hayan cambiado muchas cosas. Aún siendo cierto que en las propias redes sociales se produzca esa asunción de las corrientes de opinión mayoritarias por parte de quienes pueden tener miedo al aislamiento o no tener la formación necesaria para asumir una conciencia crítica, también es cierto que redes sociales como Twitter, fundamentalmente, se han convertido en un potente canal crítico de alter-comunicación que está dando voz a quien no la tenía en los medios tradicionales.

Basta un ejemplo ‘deportivo’ para atender lo que está pasando en las redes sociales y que algunos ‘descolocados’ no acaban de entender.

#AscoMediaset

tweet gasol

La marca Mediaset, uno de los principales grupos de comunicación de este país se ha visto muy dañada. El hastag #AscoMediaset se convirtió en TT nacional, estando a la par otro como #MierdaMediaset. Esta empresa compró los derechos del Mundial de Baloncesto 2014 que se celebra en España. La cadena tiene un total de seis canales en la TDT y varias web, pero tomó la decisión de dar en directo solamente los partidos de la Selección Española, alguno más de forma esporádica de otras selecciones y relegar a diferidos de madrugada a las estrellas de la NBA de la Selección de los Estados Unidos. Una decisión empresarial errónea que desprecia un nicho ¿minoritario? de seguidores. Minoritario con respecto al seguimiento masivo del fútbol, pero no tanto si por ejemplo tenemos en cuenta que en una Comunidad como la Valenciana el baloncesto (mujeres + hombres) es el deporte con más licencias federativas. Mala decisión de Mediaset que lo tenía muy fácil habiendo podido utilizar la programación de un canal residual como Energy para dar los directos de buena parte de los partidos de las distintas jornadas, reservando el prime-time de Cuatro para los partidos de España. El nicho ¿minoritario? de seguidores de baloncesto en nuestro país hubiera seguido en Energy las evoluciones de Croacia, Serbia, Argentina, Brasil o, por supuesto, los Estados Unidos y mucho me temo que las audiencias hubieran sido mejores a la de un día normal en este canal residual.

En otras épocas, una decisión así no hubiese tenido ‘castigo’, hoy gracias a Twitter si lo ha tenido. Desde primeras horas de la mañana del primer día del Mundial, prescriptores de opinión del mundo del baloncesto iniciaron una campaña de críticas masivas a Mediaset, como es el caso de @PabloLolaso u otros. Primero pidiendo el boicot a la cuenta @BasketMediaset y luego ofreciendo información sobre los canales internacionales de plataformas como Canal Plus o páginas Web donde poder seguir en directo los partidos del Mundial que Mediaset estaba obviando retransmitir. Paralelamente el hastag #AscoMediaset fue tomando fuerza hasta convertirse en TT nacional, y hasta pesos pesados de la Selección Española como Ricky Rubio y Pau Gasol utilizaron sus cuentas de Twitter para sumarse a las críticas a Mediaset. Un ejemplo de viralidad que en ningún momento Mediaset supo atajar. La prepotencia sale cara. Quizás cuando Noelle Neumann concibió su Espiral del Silencio las grandes corporaciones mediáticas no tenían grietas, hoy las tienen, y lo mismo ocurre con la política.

pepeoneto

Mucho se hablará de la nueva encuesta de Sigma 2 para El Mundo que prevé otra espectacular subida de Podemos, siendo además su líder Pablo Iglesias el político más valorado por los encuestados. Como en el caso de Mediaset, aquí los grandes partidos, el Gobierno, las élites en definitiva han intentado ignorar (tapar) el fenómeno social de Podemos y utilizar sus altavoces mediáticos clásicos para construir un discurso mayoritario que intentaba demonizar la corriente ¿minoritaria? de opinión. No contaron con twitter y con la eficiente utilización de las herramientas de ciberpolítica por parte de estas corrientes de ciudadanos comprometidos y críticos, muy alejados de esos otros asustadizos, timoratos y manipulables que Noelle Neumann estudiaba en su teoría a principios de los años setenta del siglo pasado.

——————————————

Dos días después del revuelo #AscoMediaset, el poder de las redes sociales obligó a una rectificación por parte de la empresa que anunciaba la emisión de todos los partidos del Mundial de Baloncesto de España a través de: http://www.mitele.es/directo/mundobasket-2014/

Razones y respuestas para votar en las Elecciones Europeas de 2014

Recuerda Daniel Cohn-Bendit en su ensayo ¿Contra los Partidos Políticos?, un encuentro que tuvo ya hace algunos años con la socióloga marroquí Fátima Mernissi, profesora en el Instituto Universitario de Investigación Científica de la Universidad Mohammed V de Rabat y miembro del Consejo de Universidad de Nacionales Unidas, en aquella conversación la marroquí le espetaba al eurodiputado y fundador de Europe-Ecologie que:

“Hay algo que jamás debemos olvidar, el milagro de la urna negra, la urna donde depositas tu papeleta de voto. La libertad de introducir una papeleta cambia profundamente las sociedades. Es un acto donde todos los ciudadanos pueden tener, y tienen, el sentimiento de participar en la vida pública. Es el acto de participación más grande. Cualquier manifestación, en número, es cincuenta veces inferior al acto de participación en unas elecciones”.

Punto de partida de este artículo: en los países donde el voto es un derecho consolidado, la gente no se da cuenta de este poder, al contrario que la que vive en países donde el voto no existe y lo anhela (así estuvimos en España durante 40 años). Ésta situación lleva a la certera reflexión del citado Daniel Cohn-Bendit de que:

“hay que repolitizar al sujeto, repolitizar la sociedad civil al mismo tiempo que civilizar la sociedad política”.

Partiendo de estas premisas, me permito enumerar algunas razones e intentar responder algunos interrogantes que justifican el hecho de acercarse el domingo a los colegios electorales:

  1. PARA EMPEZAR VOTEMOS EN CLAVE EUROPEA. La Unión Europea es un espacio de paz y seguridad en un mundo globalizado. Un espacio de libertad y justicia que nos ha permitido una convivencia pacífica desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Con sus pros y contras, la UE también ha avanzado en sus objetivos de desarrollo sostenible, solidaridad y cooperación frente a otros grandes bloques como China o Estados Unidos. También con todas las reticencias posibles, el objetivo de la Unión Económica y Monetaria nos ha garantizado a los ciudadanos europeos una moneda estable y estabilidad de precios fundamental para competir en el mercado global.
  2. ¿QUÉ LE DEBE ESPAÑA A LA UE? Mucho. La transformación y modernidad de España está ligada a las política europeas de las que nos beneficiamos tras nuestro ingreso en la Unión Europea en la tercera ampliación de 1986 (junto con Portugal). Siempre partiendo de la premisa de que las cosas se podían haber hecho mejor, mientras que fuimos socios receptores netos, los fondos estructurales y sobre todo el fondo de cohesión de la UE permitió a España pasar del blanco y negro al color.
  3.  ¿QUIÉN NOS GOBIERNA?, EL PODER REAL DEL PARLAMENTO Y LA COMISIÓN EUROPEA. Una reticencia muy lógica de cara a no votar el domingo es la situación de deriva de la Gobernanza europea. La crisis económica ha sacudido duramente el equilibrio de poderes en la UE. El Consejo Europeo que marca la dirección y prioridades de la UE y que está compuesto por los 28 jefes de Estado y de Gobierno, con un presidente títere, ahora es Van Rompuy, y una de facto que es doña Angela Merkel, ha ido fagocitando a las otras dos grandes instituciones de la Unión: la Comisión Europea y el Parlamento. ¿Entonces, votamos para elegir representantes de dos instituciones con escaso peso político?, cierto, pero por eso mismo urge más que nunca votar e intentar que tanto el Parlamento como la Comisión, con unas nuevas mayorías, se conviertan en un necesario contrapeso del Consejo. Hay que recuperar el impulso del Parlamento como cámara de poder legislativo que impulsa directivas y reglamentos, y como cámara de control democrático y presupuestario. Hay que apostar por una Comisión que sea realmente un ejecutivo europeo que no actué al dictado del Consejo y que aplique adecuadamente la legislación propuesta desde el Parlamento y gestione con eficiencia los presupuestos y programas de la UE. Un arco parlamentario determinado y el consiguiente reparto de comisarios resultante, quien sabe si con Ska Keller, José Bové o el pujante Alexis Tsipras (Syriza) puede servir para frenar las políticas de Merkel y su Consejo de ‘palmeros’ o, por el contrario, para sumarse efusivamente a esta forma tan nociva de entender Europa.
  4. ¿INFLUYE LA POLÍTICA COMUNITARIA EN LAS POLÍTICAS DOMÉSTICAS DE LOS ESTADOS? Mucho más de lo que pensamos. Cientos de directivas y reglamentos que se aprueban en Bruselas influyen directamente en nuestra vida diaria. La influencia de Bruselas sobre los estados miembros cada vez es mayor, aunque por desgracia dicha influencia se concentre demasiado en el Consejo. Las instituciones europeas tutelan a los estados en algo tan fundamental como los Presupuestos Generales de cada uno de ellos. El cordón umbilical que une Bruselas y Madrid es evidente y por eso los ciudadanos seríamos irresponsables si no participamos en el proceso y en la medida que nos dejan (Parlamento y Comisión) no intentamos cambiar unas u otras mayorías. Por resumir, las decisiones que se toman en Bruselas nos afectan cada vez más que las que se puedan tomar en Madrid, en los parlamentos autonómicos o en los ayuntamientos de nuestras ciudades y pueblos.
  5. ¿DÓNDE VAN LOS VOTOS DEL CENTRO IZQUIERDA Y LA IZQUIERDA ESPAÑOLA? Votar en clave local nos hace perder muchas veces la perspectiva sobre el destino final de nuestros votos en unos comicios europeos. Esto es así porque entre otras cosas la mayoría de partidos (fundamentalmente los mayoritarios) plantean erróneamente las campañas de elecciones europeas en clave local. El domingo 25 de mayo los españoles tenemos la oportunidad de mandar al Parlamento Europeo a 51 eurodiputados españoles, y esto es una responsabilidad. Éstos eurodiputados los elegimos de listas de partidos o coaliciones españolas pero luego se integrarán en las distintas familias ideológicas transnacionales: Partido Popular Europeo (PPE), Alianza Progresista de los Socialistas y Demócratas (SD), Los Verdes-Alianza Libre Europea (ALE), Izquierda Unitaria Europea (IUE), Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ADLE), Conservadores y Reformistas Europeos (CRE) o en la Europa de la Libertad y de la Democracia (ELD). En el caso de la izquierda y centro-izquierda española, la cosa está más o menos clara, los eurodiputados del PSOE irán al grupo del S&D; los de la Izquierda Plural a IUE, salvo algún escaño de Iniciativa per Catalunya-Els Verdes que iría al grupo de Los Verdes-ALE; también un posible escaño de Pablo Iglesias por Podemos acabaría en IUE; y un posible escaño de Primavera Europea, con Compromís y Jordi Sebastiá como protagonistas, iría al grupo de Los Verdes-ALE que en el arco parlamentario español no tiene ni siquiera representación pero en el Parlamento Europeo es un grupo importante; finalmente algún posible escaño de la coalición L’Esquerra pel Dret a Decidir, encabezada por Esquerra Republicana de Catalunya, acabaría en el ALE; y alguno de la coalición de nacionalistas de izquierda Los Pueblos Deciden iría también al ALE.
  6. ¿Y DÓNDE VAN LOS VOTOS DEL CENTRO DERECHA Y LA DERECHA ESPAÑOLA? En cuanto a la derecha y el centro-derecha también manda sus votos a distintos grupos europeos, los del PP van al PPE; la derecha nacionalista catalana, vasca y canaria, agrupada en Coalición por Europa, mandaría algún eurodiputado a la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ADLE); previsiblemente, Sosa Wagner y algún eurodiputado más que pueda salir elegido por UPyD dejaría el grupo de No Inscritos y pasaría a la ADLE, donde también se ubicaría un posible candidato electo de Ciutadans como Javier Nart. ¿Y Vox?, Vidal Cuadras acordó con el PPE integrarse en él, junto con sus ex del PP español, si saliese elegido el domingo en las urnas.
  7. EL PELIGROSO AVANCE DE LA EXTREMA DERECHA EN EUROPA. España no es un país que presente el domingo candidaturas precisas de extrema derecha como ocurre en otros muchos países, el caso más significativo es Francia con el auge del Frente Nacional, liderado por Marine Le Pen a quien las encuestas le otorgan un 22% de los votos, es decir, sería la fuerza política más votada en Francia. ¿Y en España dónde queda el voto de la extrema derecha?, nadie debe rasgarse las vestiduras si afirmamos que además de en candidaturas de partidos residuales, ese voto anida en ciertos sectores con mucho peso del Partido Popular y también en una formación como Vox. ¿Y en el Parlamento Europeo dónde queda ubicado el voto de extrema derecha?, pues en la última legislatura, además de algún eurodiputado que pudiera militar en el PPE o en el CRE, básicamente el voto antieuropeísta y euroescéptico de extrema derecha encontró su habitáculo entre los 34 eurodiputados del Europa de la Libertad y de la Democracia (ELD) y entre los 30 eurodiputados del grupo denominado como No Inscritos. Aunque parezca contradictorio el voto de extrema derecha que tiene como icono a Le Pen en Francia, es un voto antisistema que no pretende otra cosa que el menoscabo de la Unión Europea, eso sí, no dejando de cobrar ni hasta el último céntimo de euro correspondiente a sus sueldos y dietas como eurodiputados. Se trata de un voto absolutamente movilizado y que como es sabido, entre otras lindezas, aboga por políticas racistas, vuelta a las fronteras nacionales, abolición del euro, etc, etc, etc.
  8. ¿QUÉ SUPONE VOTAR EN BLANCO, ABSTENERSE O VOTAR NULO? Son opciones de protesta (o desidia) absolutamente legítimas, pero que favorecen en casi todos los casos a las opciones mayoritarias, es decir Partido Popular (PPE) y PSOE (S&D). Desde un pensamiento utópico la perspectiva de Saramago sobre el voto en blanco en Ensayo sobre la Lucidez resulta totalmente reconfortante; en cuanto al voto nulo, más allá de descargar adrenalina y esbozar una sonrisa o el cabreo del presidente de la mesa electoral de turno, creo que la protesta ciudadana debe encauzarse mediante otros canales y herramientas.
  9. VOTAR EN CLAVE LOCAL. Si todas las claves europeas que he comentado no son suficientes para animarle a votar el domingo, he fracasado 😦  Pero bueno, llegados a este punto, olvídese de todo lo dicho, baje a la arena local, piense en Cañete como ese fiel reflejo de la España más torrentiana, piense en la corrupción que nos rodea y asfixia, en el 26% de paro, en la pobreza infantil, en los brutales recortes en Educación y Sanidad que están dejando a este país tiritando, piense en los recortes flagrantes de libertades, piense en que hemos retrocedido a mucho antes del 86, cuando eramos un país en blanco y negro que todavía no estaba en la Unión Europea pero quería estarlo.
¿Dónde va tú voto? Infografía de Belén Picazo. Diario.es

¿Dónde va tú voto? Infografía de Belén Picazo. Diario.es

Crónica de una infamia: el día que Fabra cerró la RTVV y cavó su tumba política

El 9 de mayo de 2010, José Luis Rodríguez Zapatero (el del libro) cavó su tumba política. El 27 de noviembre de 2013, Alberto Fabra ha hecho lo propio. La sesión plenaria celebrada en Les Corts Valencianes ha sentenciado a muerte a la Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), pero también a Fabra y su maltrecho Consell. 49 votos del Partido Popular han sido la herramienta ejecutoria. 52 alumnos de Periodismo de la UMH y un servidor hemos sido testigos directos de esta infamia. Ésta es la crónica (personal y subjetiva) de una jornada negra para la política, el periodismo y la democracia.

Protestas de trabajadores de RTVV en las puertas de Les Corts | EL PAIS

Protestas de trabajadores de RTVV en las puertas del Palau de Les Corts | EL PAIS

Empecemos por la mayor: el desprecio de lo público. El cierre de la RTVV tiene numerosas aristas, es un debate peliagudo, lleno de contradicciones, muy complejo, pero la principal variable es el absoluto desprecio que quienes nos gobiernan en la Comunidad Valenciana y España sienten hacia lo público. La crisis y mayorías absolutas en casi todos los territorios han conformado una tormenta perfecta que ha permitido desplegar una ofensiva neoliberal contra la sanidad, la educación y, en el caso de la Comunidad Valenciana, contra un medio de comunicación de titularidad pública. La perversión de estas políticas ‘reformistas’ se concreta en el efecto de la ‘puerta giratoria’, cuanto el gestor público trafica con sus influencias, se convierte en enterrador de lo público, y se lucra en toda esa operación de finiquito y posterior privatización. Tenemos muchos ejemplos en la Comunidad Valenciana y Madrid en el sector sanitario y ahora habrá que estar muy atento a lo que Fabra y su ‘banda’ vayan haciendo con la extinta RTVV (ojo con Pedrojota).

El pleno de Les Corts Valencianes del 27 de noviembre de 2013 pasará a la historia por muchas cosas. Personalmente creo que se ha producido un momento de inflexión en la política valenciana, dominada durante casi dos décadas por el Partido Popular. El horizonte del tripartito: PSPV-Compromís-EUPV ya no es una utopía, ya no son encuestas cuestionables, ya no son deseos más o menos confesos, el horizonte del tripartito es una realidad incontestable y Ximo Puig, Enric Morera, Mónica Oltra, Marga Sanz, etc, tienen una responsabilidad incuestionable durante el próximo año y medio. Tienen la responsabilidad de aunar voluntades, evitar fisuras,  ser generosos, transmitir ilusiones reales a un electorado de izquierdas que demanda que se abran las ventanas de la política valenciana y entre aire fresco en sus instituciones. Desde la independencia de quien nunca ha militado nunca en un partido, ni sindicato, y solamente tiene dos carnés: el de conducir y el DNI, y dada la excepcionalidad en la que nos encontramos, con posibles ‘pucherazos’ para cambiar las normas del juego de la representación parlamentaria en los próximos comicios autonómicos (Cospedal ya lo ha aprobado en Castilla-La Mancha), no sería desdeñable pensar en candidaturas conjuntas de ese tripartito. Sea como fuere, socialistas, Compromís y Esquerra Unida deben pensar ya en clave de Gobierno, pero sin olvidar hasta el momento de las elecciones su labor de control a un Consell descontrolado.

El pleno de Les Corts Valencianes del 27 de noviembre fue una radiografía perfecta de toda esta situación comentada. Un Palau de Les Corts tomado de manera exagerada por los antidisturbios (y eso que todavía no se ha aprobado la Ley -franquista- de Seguridad Ciudadana). Un Consell blindado por la policía, huidizo de los periodistas, alejado de los trabajadores que en las puertas de la cámara parlamentaria que supuestamente les representa, sólo encontraban represión policial (miedo) y el desprecio de quienes les (des) gobiernan. Y dentro, en el hemiciclo, el bochorno. No merece la pena perder un segundo en hablar de las intervenciones de los populares Jorge Bellver o Rafael Maluenda. Fueron los portavoces de la sinrazón, ni un argumento sujeto en datos reales, todo hueco, todo vacío, como el rostro desencajado del presidente Fabra durante toda la sesión.

Intervención del diputado socialista Josep Moreno. | EL PAIS

Intervención del diputado socialista Josep Moreno en el pleno de Les Corts Valencianes. | EL PAIS

De entre tanta ignominia, debo destacar la irrupción de un discurso coherente, lleno de rabia, bien documentado, y planteado desde el corazón. El socialista Josep Lluis Moreno habló con el alma y cautivó a todos los presentes. Avergonzó a Fabra y Ciscar, los desnudó, los humilló dialécticamente y además nos ofreció unas recomendaciones bibliográficas de alto valor. Por su parte,  Ignacio Blanco, de Esquerra Unida y Enric Morera, de Compromís, completaron una sinfonía de acusaciones fundadas contra una decisión totalmente arbitraria que como el propio Morera se encargó de recordar tendrá un tortuoso proceso judicial. Los tres, Moreno, Blanco y Morera, fueron un tripartito al manejar el discurso de la refundación (redimensionada) de la televisión pública valenciana cuando haya un cambio de Gobierno en esta desgastada Comunidad Autónoma. Solamente eché en falta a Mónica Oltra, la proyección nacional de este debate requería de su presencia.

La votación ya la saben. Los gestos llenaron este momento. La oposición dio la espalda a quienes ejecutaban la RTVV e irrumpieron en aplausos destinados a los miembros del Comité de Empresa que finalmente, como los alumnos de Periodismo de la UMH, pudieron asomarse a los palcos de invitados del hemiciclo. Fue un momento de intensas emociones, los trabajadores rompieron el protocolo y soltaron su rabia e indignación contra sus verdugos: “no teniu vergonya”, le espetaron a un Fabra convulso que encontró en Cotino su mejor aliado. El presidente de la cámara cerró momentáneamente una de las sesiones más tristes de este parlamento autonómico. Salió casi a la carrera del hemiciclo y se topó con esos alumnos de Periodismo de la UMH que andaban para arriba y para abajo, alucinando con lo que estaban viviendo. Cotino, paradigma de la degradación de la política valenciana, tuvo unas palabras huecas para los chavales. En el mismo hemiciclo, antes incluso de atender a los medios, con el ambiente todavía caldeado, los alumnos de Periodismo de la UMH fueron los primeros en poder charlar y preguntar a diputados alicantinos de la oposición como Modesta Salazar, Mireia Mollà, Angel Luna o Javier Carlos Macho, por lo que allí había pasado. Tampoco tuvo reparos en hablar con los estudiantes quién minutos antes les había emocionado, Josep Moreno. Él cerró el círculo de la jornada electoral en la que Fabra cerró la RTVV y cavó su tumba política.

Alumnos de Periodismo UMH, con diputados alicantinos tras finalizar el Pleno. | LES CORTS

Alumnos de Periodismo UMH, con diputados alicantinos tras finalizar el Pleno. | LES CORTS

Agradecimientos. De bien nacido es ser agradecido. Agradezco la receptividad, cariño y complicidad de Modesta Salazar, la emotividad y compromiso de Mireia Mollà. Agradezco el trabajo de los periodistas José Amador Martí y Esther Díez, y la paciencia y serenidad de los conserjes y personal de Les Corts. Y ahora, a pensar en Bruselas, siguiente destino: Parlamento Europeo (eso será otra crónica).

La última tropelía de Wert y Gomendio: cargarse las ayudas Erasmus

Wert y Gamendio, pareja letal

Wert y Gamendio, pareja letal

Desempolvo mi viejo blog para clamar contra una nueva tropelía del ministro de Educación y su novia, la secretaria de Estado. Nunca una pareja fue tan letal e hizo una gestión tan nociva.

El Ejecutivo le ha cogido el gustillo a la aplicación de normas y leyes con efecto retroactivo. Sin ser experto en leyes chirría que apliquen con tanta frecuencia eso de cambiar las reglas del juego con el partido ya empezado. Se están saltando a la torera las mínimas garantías jurídicas de la ciudadanía. Retirar los algo más de 100 euros que el Estado destinaba a las becas Erasmus es un error, hacerlo con efecto retroactivo, con los estudiantes en sus destinos, es una tomadura de pelo con difícil encaje legal. Los estudiantes han debido cumplir una serie de requisitos (doy fe de ello) para poder obtener la estancia, y mayoritariamente contaban, para subsistir, con las ayudas que aporta la Unión Europea y las universidades de origen,  además de esos 100 euros que aportaba el Gobierno. Créame señor Wert y señora Gomendio  que tal y como están dejando al país, 100 euros para un estudiante es mucho dinero... evidentemente para ustedes y las élites que representan, 100 euros son una mierda.

Detrás de esta torpe acción política hay un duro golpe a la línea de flotación de unas de las principales señas de identidad de la construcción europea. El programa Erasmus queda herido de muerte en España, como ya quedó el programa SICUE de movilidad nacional al suprimirse las becas Sócrates que lo sujetaban. Muy lejos de ser una medida que favorece a las clases más desfavorecidas, el golpe que el Ministerio de Educación le acaba de propinar a la movilidad Erasmus deja en el aire el sueño de miles de estudiantes universitarios de clases medias que sin las ayudas comentadas no podrán embarcarse jamás en tan apasionante aventura de integración y convivencia. Una vez más, los paganos de esta crisis son los mismos. La presión sobre los estudiantes y sus familias empieza a ser asfixiante, con tasas cada vez más caras, con cada vez menos becas y con decisiones tan controvertidas como eliminar las ayudas de movilidad europea.

Nunca una pareja fue tan letal e hizo una gestión tan nociva para la universidad pública y la enseñanza pública en general. El binomio Wert-Gomendio ejecuta con precisión un programa ideológico de desgaste y desmantelamiento de la enseñanza pública, bajo la tormenta perfecta de una crisis que lo justifica todo.

* la presión externa e interna ha propiciado una rectificación de Wert solamente unas horas después de tan estúpida propuesta. Lástima que dicha rectificación no haya venido acompañada de una necesaria dimisión

Del ‘botijo de Santos’ al AVE de ministros, príncipes y asesores

Viaje inaugural AVE Madrid-Alicante.

Viaje inaugural AVE Madrid-Alicante.

Escribo estas líneas en el preciso instante que una pléyade de políticos de medio pelo, un príncipe y toda su legión de asesores participan en un pomposo acto en la Estación de Ferrocarril de Alicante, a cuenta de la inauguración del supuesto AVE entre Madrid y Alicante. La noche anterior a este sainete me dí un paseo por la citada Estación, me acordé de Ibáñez y sus personajes Pepe Gotera y Otilio, y sobre todo me acordé de mi abuelo, de Santos y su botijo.

Antes de hablar de lo que quiero hablar, y para contextualizar el asunto, permítame amable lector que reproduzca un artículo que publiqué en La Verdad, allá a mediados de los años 90, cuando tanto el periódico como mi abuelo tenían la vida que más tarde perdieron:

EL BOTIJO DE SANTOS

De pequeño, mi abuelo me llevaba durante todos los veranos -todos los días sin falta- a la Estación de Ferrocarril de Almansa. La hora de aquel entrañable paseo, cuando caía la noche, la hacía coincidir con la llegada de uno de aquellos viejos expresos, de raquíticos y malolientes compartimentos y velocidades no superiores a los 70 u 80 kilómetros por hora. En esas noches de julio y agosto, además de nosotros dos, el Jefe de Estación, nuestro perro Bombardino y algún que otro viajero, siempre estaba por allí, en el andén, el bueno de Santos con su botijo.

El tren podía parar hasta veinte minutos y para aquellos viajeros menos pudientes que no podían apearse más que a orinar, pero no pisaban la cantina, Santos recorría todo el andén, vagón por vagón, ofreciendo su botijo con agua fresca -muy de agradecer en esa época del año- y por el servicio recibía la voluntad del personal. Esa era la forma de vida y yo todas las noches le ayudaba en su tarea.

Han pasado algunos años, no muchos, y el cambio ha sido espectacular. Pocos trenes paran en Almansa, casi ninguno, la mayoría pasan como flechas y Santos se quedó sin trabajo. La antigua Estación y su cantina desaparecieron, ardieron en una tórrida noche de verano en un gran incendio, y fue sustituida por una más chica y funcional donde dejaron de parar expresos y donde dejó de aparecer Santos y su botijo.

Hoy no tengo ni idea que fue de Santos, ni de su botijo, Bombardino se murió hace mucho y mi abuelo está muy mayor y sigue empeñado en vivir junto a su Estación y en darse paseos por aquellos andenes de trenes fantasmas.

Y mientras todo eso pasa, en pueblos y ciudades como Almansa, en otros municipios como Albacete, políticos de tercera juegan a pedirnos a los Reyes Magos de Oriente un AVE porque hemos sido buenos y porque quieren un voto. Sería buenos recordarles, por ejemplo, que la comunicación entre las principales poblaciones de Castilla-La Mancha por tren sigue siendo de aquello tiempos del botijo de Santos y las infraestructuras presentes todavía son ampliamente mejorables.

Algunos de éstos que ahora reclaman el AVE con furor, como el paradigma de una modernidad mal entendida, no se merecen ni el botijo de Santos.

Y vuelvo a la realidad, hoy, día grande de inauguración por políticos, príncipes y asesores de medio pelo, me acuerdo de aquellos paseos con mi abuelo. La cercanía de aquella casa junto a la Estación, la observación infantil de los trenes, los viajeros, las explicaciones sobre lo que era una catenaria, un factor, los cambios de vía, las mercancías, etc, etc, me llevaron a interesarme mucho más tarde por esta infraestructura tan importante, permitiéndome la ‘frikada’ de hacer un trabajo de fin de Máster en el Centro de Estudios Europeos de la UCLM, sobre lo que se venía barruntando en este complejo, apasionante y manipulado mundo de la alta velocidad ferroviaria. Aquella investigación (mitad periodística, mitad académica), me la dirigió toda una experta, la profesora Nuria Garrido, y se titulaba: Albacete, en el marco ferroviario de la Red Transeuropea de Transporte: el AVE Sur.

Básicamente, en contra de las tesis planteadas por el trío de mariachis Bono-Zaplana-Gallardón (entonces presidentes de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Madrid), en aquel trabajo se defendía una alta velocidad de verdad que uniera la capital de España con Valencia y Alicante, aprovechando el histórico nudo ferroviario de Albacete. Se trataba de racionalizar recursos, apostando por el trayecto más lógico (el de siempre), y compatibilizando el AVE con una tupida red de cercanías y trenes de media distancia. No olvidemos que el AVE es un tren para ricos, un tren excluyente.

Aquel trabajo se defendió con éxito en mayo de 2001, en el Centro de Estudios Europeos, de Toledo y mis conclusiones fueron que aquellos mariachis (Bono, Zaplana y Gallardón) estaban sentando las bases para que Albacete perdiera su histórico status de nudo de comunicaciones ferroviarias entre el Centro y Levante peninsular. Además se estaba produciendo un cumplimiento desigual de los requisitos establecidos por la política comunitaria de transportes y la dimensión medioambiental del proyecto quedaba cuestionada desde sus orígenes. A partir de argumentos exclusivamente técnicos, intentamos demostrar que el debate interno y la puesta en escena del opción denominada por los mariachis como AVE integral, resultaría perniciosa para Albacete, y también para Alicante y Murcia porque se demoraría en exceso la llegada del AVE a estas ciudades (hoy llega un pseudo AVE a Alicante, doce años después) y en Murcia no se le espera. En definitiva, aquel trabajo de investigación concluía que los criterios políticos habían primado sobre los económicos y jurídicos en la decisión final tomada por el Ministerio de Fomento, entonces dirigido por el ínclito Francisco Álvarez Cascos.

ALICANTE Y SU ANDÉN Nº13

Si pudiera haber estado en el pomposo y blindado acto de presentación de Alicante, en primer lugar me hubiese quejado de que los periodistas de Albacete no hayan sido acreditados para subirse al tren, solamente lo han podido ver pasar (toda una metáfora de toda esta historia que les estoy contando), y me hubiera gustado hacer a ministros, príncipes y gestores la siguiente pregunta-reflexión:

Se han reunido todos ustedes en los andenes 1 al 6 de la Estación de Alicante (los andenes de clase alta), para inaugurar un AVE que más que un AVE parece un ‘tren de la fresa’ por las excesivas paradas (políticas) que debe efectuar y porque las velocidades que alcanza no son de AVE. Eso sí, su precio, una vez acaben las ‘ofertas de lanzamiento’ serán de AVE, o lo que es lo mismo, será inaccesible para el ciudadano de a pie, y más con la que está cayendo. La infraestructura AVE comienza a ser más un problema que una solución porque está suponiendo el desmantelamiento de muchas líneas imprescindibles de cercanías y media distancia. Miremos hacia el andén 13 de la Estación de Alicante. En apenas 200 metros, en una misma estación tenemos dos mundos diferentes. En el andén nº13 sale con una frecuencia ineficaz, un viejo, casi cochambroso e insalubre tren de cercanías que une importantes áreas metropolitanas como Alicante y Elche (700.000 personas), para continuar hacia la Vega Baja y acabar en Murcia. Precios caros para un tren contaminante, tirado por una vieja locomotora diésel que en muchos tramos circula por vía única. Un tren que diariamente cogen miles de trabajadores, estudiantes, etc, y que es la antítesis de los flamantes y lujosos ‘patos’ Alston que paran en estos andenes de clase alta.

Que quieren que les diga, aquí hay un problema de prioridades y de pésima gestión de los recursos públicos. Si Santos levantara la cabeza, mal que les pese, organizaría un escrache y le lanzaría su botijo a la cabeza a estos ministros, príncipes y gestores que se están riendo de todos nosotros.

Nacionalismos, vergüenzas y corrupción

Tres gobiernos conservadores, tres gobiernos a la deriva, con las peores encuestas de los últimos tiempos, cercados por graves problemas económicos y de corrupción. Tres gobiernos que vuelven a utilizar el nacionalismo como la perfecta cortina de humo para tapar sus vergüenzas. David Cameron ha enarbolado la bandera británica para plantear un referéndum donde se postulará una posible salida de la Unión Europea. Artur Mas ha sacado adelante la declaración soberanista encaminada a un futuro referéndum de autodeterminación en Cataluña. Y el Gobierno de Mariano Rajoy ya tiene la excusa perfecta en la declaración soberanista catalana para desempolvar  el nacionalismo español más rancio, ese grabado a sangre y fuego en una parte muy importante de su electorado y de sus resortes mediáticos.

De nuevo el nacionalismo volverá a ser impuesto desde los denostados partidos políticos en las agendas de los medios, de nuevo los manidos argumentos nacionalistas de uno y otro lado volverán a ocupar minutos y minutos de los telediarios, de los informativos de las radios, de las Web y de las portadas de los periódicos, pasando a segundo plano los problemas realmente importantes que afectan a las vidas de millones de personas en nuestro pobre y estúpido país.

El debate nacionalista tapará (lo intentará) la crisis económica, el desmantelamiento de los servicios públicos fundamentales (sanidad y educación), la subida de impuestos, la perdida de poder adquisitivo de los ciudadanos, los desahucios, los seis millones de parados y la repugnante corrupción de la casta política. Una breve reflexión al respecto de este último asunto. La estocada mortal a la corrupción en España solo podrá llegar desde las urnas. Está bien que se intente legislar contra esta lacra, pero solamente la responsabilidad ciudadana podrá acabar con este negro capítulo de la joven e inmadura democracia española. Cuando la mayoría de los españoles pasen de ser lacayos de un sistema viciado y corrupto a ser  ciudadanos críticos, en ese momento se sentarán las bases para terminar con la corrupción. Cuando los militantes o simpatizantes de un partido dejen de ser ‘hooligans’  futboleros y se conviertan en votantes responsables capaces de castigar los desmanes de los suyos en las urnas, en ese momento se sentarán las bases para terminar con la corrupción.

Ejemplos como la Comunidad Valenciana son indignos para un país, pero nunca olvidemos que la responsabilidad final de que los Carlos Fabra de turno sigan campando a sus anchas desde Morella a Pilar de la Horadada, es única y exclusiva de quienes les han colocado sistemáticamente con sus votos al frente de las instituciones. La corrupción en España no se ha castigado electoralmente, y la Comunidad Valenciana es un caso bien paradigmático. Ha llegado el momento de que los ciudadanos asuman responsabilidades críticas, abran los ojos y dejen de ser sujetos pasivos manipulables. Ha llegado el momento de castigar a los corruptos, de sacarlos de las instituciones. Ha llegado el momento de apostar por fórmulas que impidan peligrosas mayorías absolutas directamente relacionadas con el nepotismo y la corrupción. Y mientras llega ese momento (el de las urnas)…. ¡que de una puñetera vez dejen de infotoxicarnos con los malditos nacionalismos!

La tormenta perfecta para el neoliberalismo

Tras la primera victoria de Obama en las Presidenciales de los Estados Unidos, tuve la oportunidad de entrevistar a Jerry Meek, presidente del Partido Demócrata de Carolina del Norte. Los demócratas no controlaban este estado, tradicionalmente conservador, desde la época de Jimmy Carter. El vendaval Obama y la buena campaña diseñada en Carolina del Norte llevaron a Meek a ganar las presidenciales y también la gobernación del Estado. Todo un hito. De aquel encuentro de más de dos horas, retengo tres titulares: Meek me citó en su despacho en un rascacielos del ‘downtown’ de Raleigh a las 8,30 de la mañana, solamente habían pasado unas horas de la noche del triunfo, las celebraciones, etc. No había tiempo que perder. Entre otras cuestiones y con mentalidad española, le pregunté si aquel triunfo histórico lo elevaría a la política federal en Washington D.C., y tan campante me dijo que él ya había cumplido con su objetivo político que se sentía satisfecho con el servicio público que había prestado a su comunidad y que un par de meses después tenía previsto (como así fue) dejar la política activa para dedicarse a su despacho de abogados. Pero traigo a colación este encuentro por el tercer titular que me dejó aquella muy interesante conversación con Meek, realizada gracias al soporte de mi colega de NCSU, Jordi Marí. Textualmente me dijo Jerry Meek:

“la Administración Obama trabajará por acercarse a los parámetros de calidad de la sanidad pública europea”.

Hablamos mucho, muchísimo, sobre sanidad pública, sobre los déficits norteamericanos en esta materia, y me explicó que había tenido la ocasión de venir en dos ocasiones a España para ahondar en el desarrollo de nuestro sistema público de salud.

Tras más de cuatro años de presidencia y una reelección, nadie puede negar a Obama el meritorio desarrollo, en un país tan singular como Estados Unidos, de políticas públicas sociales que se han combinado acertadamente con políticas de estímulo del crecimiento no fundamentadas en recortes sociales. Curiosamente, ese viaje es el ideológicamente inverso al que los neoliberales españoles han emprendido con frenesí en nuestro país y que están propiciando interesadamente el desmantelamiento de lo público. Siguiendo con la comparativa norteamericana, nuestros neoliberales estarían aplicando políticas claramente en sintonía con administraciones ultraconservadoras como la de Bush (hijo).

La crisis es la excusa, la tormenta perfecta para profundizar en el neoliberalismo más salvaje. Detrás de los recortes hay ideología pura y dura. Castilla-La Mancha es un fantástico banco de pruebas, con una presidenta a tiempo parcial que igual te promociona el queso manchego que cercena la educación pública, la sanidad pública y los servicios sociales más básicos sin temblarle el pulso. Cospedal, como Esperanza Aguirre, son el paradigma de esta ideología que está alterando groseramente nuestras vidas. La ecuación es sencilla. Frente a la socialdemocracia, fundamentada en la cohesión social y el desarrollo de políticas sociales, frente a eso está el neoliberalismo que destroza el principio de cohesión social, dilapida el sistema público y genera más diferencias entre ricos y pobres, eliminando el papel dinamizador y vertebrador de las clases medias que se están empobreciendo a velocidad de vértigo. Pura ideología que se ha beneficiado de la crisis económica y del triste papel jugado por gobiernos supuestamente socialdemócratas en España y en comunidades autónomas como la castellanomanchega. Evidentemente, además de la crisis, la involución ideológica del ‘bonismo’ y sus derivadas, y las formas de hacer política de los socialistas en Castilla-La Mancha en los últimos años, generándose redes de clientelismo, corruptelas, tráfico de influencia y un infumable populismo, pusieron en bandeja la llegada en tromba del neoliberalismo.

Ahora, los ciudadanos podemos manifestarnos, a pesar de la criminalización de las protestas, podemos utilizar las redes sociales para mostrar nuestra disconformidad con lo que está pasando, podemos agruparnos y generar movimientos ciudadanos dinámicos que mantengan el pulso en la calle, pero realmente nuestra fuerza estará dentro de un par de años cuando volvamos a las urnas y seamos capaces todos de ejercer nuestro derecho al voto con la máxima responsabilidad y sentido crítico. Como ya está ocurriendo en la Comunidad Valenciana, con la frescura y fuerza de Compromís (Monica Oltra), Castilla-La Mancha necesita más color en su parlamento, necesita salir del agujero del bipartidismo y que otras opciones como Izquierda Unida, UPyD u otros movimientos ciudadanos, pese a la tramposa Ley Electoral, irrumpan en la política castellanomanchega para acabar definitivamente con las mayorías absolutas del PP-PSOE que tanto daño han hecho y están haciendo a este territorio.

(artículo publicado en la edición impresa del diario La Verdad de Albacete el 28 de diciembre de 2012)