Etiquetas

, , , ,

La rueda de prensa del vertedero, con el Pena en el centro de la imagen

Siempre les digo a mis alumnos de 4º de Periodismo que no se familiaricen con las fuentes que es un grave error, una máxima del periodismo que hay que cumplir. A lo largo de mi trayectoria profesional ha intentado ser escrupuloso en éste y otros temas relacionados con el ejercicio del Periodismo, aunque es cierto que en alguna ocasión esta máxima ha saltado por los aires. El Pena comenzó siendo una fuente, luego se convirtió en amigo, más tarde en un alumno del que yo aprendía y finalmente en un referente.

Recuerdo una experiencia periodística surrealista a la par que inolvidable que ideó El Pena, con la complicidad de quien suscribe. Se trataba de denunciar que un ayuntamiento de la provincia de Albacete había perdido el control sobre un vertedero de basuras, y la mierda llegaba ya hasta la carretera nacional. Montó una rueda de prensa en pleno corazón del vertedero, una mesa y tres sillas de playa, el decorado perfecto, y actores con una predisposición positiva hacia aquellas cuestiones. Allí estábamos mi amigo Pena, Manolo Sáez (entonces director de RNE) y yo mismo buscando una foto que sirvió para abrir el periódico y provocar muchos comentarios… de eso se trataba, de provocar.

También compartí con él otra experiencia surrealista a la par que inolvidable, como docente. Como todo el mundo sabe, desde algunos años los docentes nos sometemos en muchos casos a la ‘dictadura’ de los discentes que nos evalúan de forma anónima, a través de unas encuestas que luego las universidades pueden utilizar como argumento ‘positivo o negativo’ respecto a la situación contractual del profesor en cuestión. Pues bien, Pena que era alumno mío en la Licenciatura de Humanidades, llegado el momento de la encuesta se puso en pie, me pidió que no saliera de clase y lanzó un discurso a los compañeros que nunca olvidaré: “Nunca haré una encuesta anónima sobre un profesor, si es malo hablaré con él y le plantearé mis quejas, en caso de que no atendiera mis peticiones, elevaría esas quejas al decano, al vicerrector o al rector, y si mi percepción sobre como imparte las clases y organiza la asignatura, fuera buena, pues directamente le felicitaré por ello que es lo que ahora mismo voy a hacer con José Luis”… dicho lo dicho, cogió el papel de la encuesta y en otro gesto provocador lo tiró a la papelera.

El Pena murió anoche y ya le echo de menos, deja un hueco irreparable porque su personalidad era arrolladora. Fue incinerado junto con una bandera republicana, otra de ecologistas en acción, las memorias completas de Antonio Machado y el último ejemplar del diario El País, nunca encontré un lector tan fiel, a la par que crítico, hacia un periódico. Le echo de menos, echo de menos las tertulias de los jueves en Albacete, con sus planteamientos entrañablemente radicales, hablando y discutiendo alredor de una mesa en la que éramos fijos Agustín Vico, Rubén Torres y yo, y a la que se sumaban con cierta regularidad Manuel Roblizo y Antonio Selva… ¡me parece tan injusto que no se puedan repetir esas cenas!

Como José ‘Zeca’ Afonso, el autor de ese himno que es Grandola vila morena que abanderó la Revolución de los Claveles y que sonó con fuerza en el último adiós a nuestro amigo, el Pena deja un legado imborrable de integridad.

El Pena entrevistado por varios periodistas, incluido el también amigo Vico

En recuerdo de mi amigo Pena

Ecologistas en Acción: Hasta siempre, compañero Pena

Artículo de José Manuel Pérez Pena sobre ‘El oficio de Periodista y la estrategias de globalización

Artículo de José Manuel Pérez Pena sobre ‘Las Brigadas Internacionales y la recuperación de la historia’