pic36.jpg

Distintas publicaciones y estudiosos norteamericanos investigan el parecido entre Bush y el chimpance: http://www.bushorchimp.com/

Miles, cientos de miles, de americanos y personas de buena fe de muchas partes del mundo, incluida España (también toda la familia de José Couso, cámara de Tele 5 asesinado por tropas de los Estados Unidos, en Bagdag), se manifestaron en Washington para clamar contra uno de los conflictos internacionales más sangrientos, nefastos y evitables: la Guerra de Irak. El drama iraquí se ha cobrado miles de muertos inocentes, miles de civiles y también cerca de 2.000 soldados estadounidenses han caído durante estos años en aquella pesadilla ideada por George W.Bush, el presidente más nefasto, junto a Nixon, de toda la historia de los Estados Unidos. Se trata de un conflicto enquistado, aceptado en un principio por una parte de la opinión pública norteamericana que fue manipulada en base al bastardo y amedrantador argumento de que su país y el mundo entero libran una imprescindible guerra mundial contra el terrorismo que ellos deben liderar. Ahora, las tragedias sucesivas en forma de huracanes que están sufriendo los norteamericanos están destapando las vergüenzas de la superpotencia y son muchos los ciudadanos de aquel país que entienden cada vez menos que su presidente libre estúpidas batallas en el extranjero, mientras en casa son absolutamente vulnerables a este tipo de tragedias y también al terrorismo que se engendra dentro de su propio territorio.

En el país de los recortes sociales, en el país de las grandes bolsas de pobreza, en el país de las desigualdades y la xenofobia, en el país de la violencia gratuita, muchos, muchísimos norteamericanos no quieren vivir y por eso se manifestaron en Washington con Cindy Sheehan y el reverendo Jesse Jackson a la cabeza. El NO a la Guerra de Irak sonó con más fuerza que nunca en la capital de los Estados Unidos, también en Londres y París, pero allí, en la capital del Imperio resonó con más fuerza la protesta, más incluso que en aquellas históricas movilizaciones contra Nixon por la guerra de Vietnam.