Walesa.jpg

Walesa se dirige a huelgistas en los astilleros de Gdansk (agosto 1980). Foto embajada de Polonia en España

Estos días, Polonia celebra por todo lo alto el 25º aniversario de aquel revolucionario movimiento de masas que fue Solidaridad. El 31 de agosto de 1980 se firmaron los acuerdos de los astilleros de Gdansk. La marea ciudadana liderada por Lech Walesa y respaldada por Juan Pablo II puso los cimientos para derrocar al comunismo. Pues bien, en las distintas conferencias que con carácter político y sociológico, se han organizado estos días en toda Polonia, destaca la idea de transmitir aquel espíritu a países que hoy todavía siguen bajo el yugo de dictaduras de toda índole. Y, en este sentido, los polacos están especialmente sensibilizados en expotar el espíritu Solidaridad a la disidencia de Bielorrusia, un país fronterizo con la Unión Europea que sufre la dictadura de Aleksandr Lukashenko. Los bielorrusos pasaron del régimen soviético al régimen de Lukashenko, ¿qué es peor?… no se sabe, es muy parecido una cosa y otra, y lo cierto es que el país vive sumido en faltas de libertades y represión que la UE no acierta a atajar. Por todo ello, el aniversario de Solidaridad y lo que está haciendo Polonia para engordar la disidencia interior y exterior bielorrusa, es digno de todo elogio y dignifica aún más la celebración polaca.