La ‘mierda’ de la política valenciana

Escribo estas líneas inmediatamente después de pasar por caja y pagar varios impuestos al Ayuntamiento de Alicante (PP), tras cobrar una nómina ‘recortada’ por el Gobierno ¿socialista? Y en este contexto de apreturas, desmotivación y ajustes para la mayoría de los españoles, sigo con perplejidad e indignación creciente el bochornoso espectáculo de la política valenciana.

Señores políticos, desde Castellón a Orihuela, molt honorable Camps, distinguidos consellers, querido ‘Ricky’, don ‘vito’ Fabra, Ripoll, estimada Sonia Castedo, Dios omnipotente Enrique Ortiz, cómplices del sistema, etc, etc…. ¡me dan asco! Ustedes representan la degeneración de la actividad política, habiéndola convertido en una red de clientelismo, cohecho, tráfico de influencias y favores, en suma, en una auténtica mafia, en un entramado de corruptelas, casposo e indecente, cuyo objetivo resulta ser perpetuarse en el poder y obtener los beneficios oportunos que dicha estrategia conlleva. Ustedes representan en esencia la ‘mierda’ de la política valenciana.

Parapetados en un supuesto electorado atrincherado tras unas siglas, mi único deseo es que parte de ese electorado despierte y adquiera la conciencia crítica necesaria para mandarles a ustedes, señores políticos, allí donde se imaginan. Hoy por hoy, la política valenciana necesita una regeneración total, de arriba a abajo porque el sistema está en quiebra. Apelo al buen hacer de la policía, la fiscalía, los jueces y a la responsabilidad, absolutamente necesaria, de los periodistas independientes (que los hay) para que sigan investigando y preguntando, a pesar que esta panda de impresentables siga convocando a los medios para emitir comunicados (propaganda) en ruedas de prensa sin preguntas… ¿qué coño es eso?, ¿qué coño estamos haciendo los periodistas en ese tipo de convocatorias ‘chavistas’? ¡Basta ya, no acudamos!


España, un país de locos, un país estúpido

Apoyo al juez Garzón

Escribo esta entrada tocado, bastante tocado… parafraseando a Unamuno solamente puedo decir que ¡me duele España! Me duele un país de locos, un país estúpido donde se retira de la carrera judicial a un juez por intentar investigar los crímenes del Franquismo y a instancias de una acusación particular liderada por los que fueron verdugos en aquel régimen. Muchos amigos extranjeros me escriben correos en estas últimas horas con la pregunta generalizada de: “¿qué está pasando en España?”. No es un argumento simplista, es el fondo de todo el problema: en España la transición se cerró en falso y muchos franquistas copan a estas alturas cargos claves de esta democracia que tan poco les gusta e importa. Ellos y solo ellos son los cómplices de no permitir recuperar la memoria histórica e investigar las atrocidades del Franquismo.

Me duele España, un país estúpido donde un gobierno supuestamente socialista finiquita de un plumazo sus políticas sociales para endosar la responsabilidad de salir de una crisis generada por los mercados, por el capital, por un sistema financiero descontrolado, avaricioso y corrupto, para endosar dicha carga a las clases medias, a funcionarios mal pagados y nada motivados que son el principal soporte de la sanidad, la educación pública o la seguridad de este país. Un gobierno supuestamente socialista que siembra de dudas a los pensionistas que corta el grifo a la ayuda al desarrollo y que recorta drásticamente el estado del bienestar que tanto tiempo y esfuerzo ha costado cimentar.

Me duele España, un país estúpido capaz de llevar a la presidencia de una comunidad autonóma a un personaje tan nefasto y mediocre como Francisco Camps, ejemplo bien significativo de la política convertida en clientelismo, de la política sustentada en el tráfico de influencias y el cohecho, de la política populista y caudillista que desprecia la libertad de expresión y, en definitiva, desprecia al ‘otro’ y se jacta de ello.

Me duele España, un país estúpido, un país de cínicos e hipócritas, donde al frente del colectivo empresarial más importante del Estado sigue impertérrito el empresario con el mayor currículum de despropósitos posible. ¿Y qué decir de la Iglesia y del nacional-catolicismo español?, de nuestra supuesta laicidad, de los conciertos provenientes del Franquismo, de su jerarquía medieval, de sus desmanes, etc, etc, ¿qué decir?…

Yo también me declaro en rebeldía ante todo lo que está pasando…

TEXTO ÍNTEGRO DEL ACUERDO DEL CONSEJO DE MINISTROS

Carrillo responde a Eurogaceta sobre la ‘normalización y asimilación’ de la corrupción en la política española

Santiago Carrillo ha participado en un interesante encuentro digital en elpais.com. Eurogaceta ha preguntado a Carrillo, coincidiendo con el levantamiento del sumario del caso Gürtel, sobre la ‘normalización y asimilación’ de la corrupción en territorios como la Comunidad Valenciana, y esta ha sido su respuesta:

Respuesta de Carrillo a Eurogaceta.