Etiquetas

, , , , , ,

Rubén TorresEl pensamiento y la palabra de Asma Lamrabet es pura llama intelectual que renueva de energía todo tipo de activismo social sinónimo de derechos humanos, diversidad cultural, pluralismo político, igualdad de género, calidad de democracia, protección de las minorías, cohesión y justicia social, de Alianza de Civilizaciones.

Asma Lambrabet, tras una ponencia en un Congreso

Asma Lambrabet, tras una ponencia en un Congreso

Su discurso nos invita a una práctica científica, social y política convergente en un antídoto reductor de ese veneno en expansión planetaria que es la ideología del odio y sus manifestaciones singulares: antisemitismo, islamofobia, xenofobia, discriminación de género, interpretaciones misóginas del Islam, discriminación religiosa. etc.

Asma es en la actualidad una de las musas reformistas islámicas inspiradora de mujeres y hombres cuyas trayectorias académicas, profesionales y vitales se caracterizan por aspirar a contribuir a reformar las instituciones y organizaciones sociales, y así poder incrementar sus capacidades de construcción de un orden social equitativo superador de la hegemonía socio política y cultural del patriarcado a través de todas sus manifestaciones, sean estas expresiones específicas de contextos arabo o asiático musulmanes, u occidentales, incluyendo a aquellas corrientes feministas neo colonialistas que conciben la doctrina feminista como inmutable y ajustada a un contexto social y cultural estandarizado occidentalizado.

Asma Lamrabet es uno de los exponentes del Feminismo Reformista Islámico a ambas orillas del mar mediterráneo. Un feminismo sinónimo de igualdad de género en todos los ámbitos de la vida privada, social, política, y religiosa. Se trata de una visión fiel al mensaje original de El Corán y del ejemplo del El Profeta y de las mujeres musulmanas de aquella comunidad originaria. Sus análisis fundados en el rigor de una lectura contextualizada y finalista de El Corán y la Sunna se puede definir como una llamada general a la práctica social de la plena igualdad, de la plena pertenencia social de los seres humanos sin distinción de género, abordando desde la raíz la desconstrucción de la cultura patriarcal en todos los contextos sociales y culturales tanto islámicos como no islámicos.

La visión holística de su relato se puede considerar una referencia importante para quienes aspiramos a traducir nuestros discursos en práctica científica, social y política. En su caso, su voz y trayectoria vital siguen contribuyendo a la construcción de un feminismo islámico dirigido al empoderamiento y liberación de los seres humanos a través del desmantelamiento científico de las simplificaciones y reducciones que las franquicias de las culturas patriarcales islámicas y occidentales, caracterizadas por sus capacidades de perpetuación y reproducción en el transcurso de la historia, y bajo todas las formas tácitas y expresas de sometimiento y explotación.

Hoy el feminismo reformista islámico representado por Asma y miles de musulmanas de ambas orillas del mar mediterráneo es sinónimo de derechos humanos, diversidad cultural, pluralismo político, igualdad de género, claridad de democracia, protección de las minorías, cohesión y justicia social, Alianza de Civilizaciones. Se trata de un Islam reformista porque desmantela las versiones reduccionistas patriarcales procedentes del tradicionalismo literal e inmovilista y del post-colonialismo europeo. Se trata de Islam esencialmente original y fiel a sus esencias ancladas en El Corán y en el modelo de la primera Umma, el Profeta y las musulmanas de ese periodo, cuyas trayectoria vitales estaban definidas por la plena pertenencia y participación social, política, religiosa, económica y en la vida privada.

Las capacidades institucionales y administrativas y las reformas legales producidas en Marruecos en los últimos años responden en grado variable a algunas de las reivindicaciones de esta corriente feminista islámica reformista y de otros movimientos sociales y políticos de este país hermano.

Asma Lamrabet es Directora del Centro de Estudios Femeninos e Islam en Rabat, ciudad en la que, además, trabaja como médica. Un ser humano de aquellos que Bertolt Brecht incluye en el círculo de las personas imprescindibles:

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.

Comprometida con la problemática de la mujer en el islam, conferenciante e intelectual de excelencia por su capacidad de comunicación, y sobre todo, por su incitación permanente a des-construir las culturas patriarcales de la ignorancia, una pandemia planetaria cuya hegemonía despótica contamina cualquier visión del mundo o sistema de creencias: políticos, sociales y religiosos. Volviendo a citar a Bertolt Brecht:

Sobre todo examinen lo habitual. No acepten sin discusión las costumbres heredadas. Ante los hechos cotidianos, por favor, no digan: ‘Es natural’. En una época de confusión organizada, de desorden decretado, de arbitrariedad planificada y de humanidad deshumanizada… Nunca digan: Es natural, para que todo pueda ser cambiado

El feminismo predicado y practicado por Asma Lamrabet está vertebrado por un relato científico y espiritual configurado por la claridad, la precisión, la contextualización geográfico – cultural, histórica y política. Sus investigaciones te sumergen en una profunda interpretación y lectura clarificadora de El Corán y de los acervos culturales y jurídicos islámicos.

La producción permanente de interrogantes de esta versión del feminismo islámico reformista te brindan la oportunidad de salir de las ideas y prejuicios preconcebidos. Sumergirse en su pensamiento es un ejercicio saludable de renovación intelectual, sobre todo para aquellos que se consideran a si mismos ilustrados, y tienen criterio y respuesta para todo lo referente a lo divino y lo humano.

Es autora de numerosas publicaciones y libros como El Corán y las mujeres, Aisha: esposa del profeta, El islam en femenino y Mujeres y hombres en el Corán, este último libro ha recibido el Premio Mujer árabe del 2013, categoría Ciencias Sociales. Asma propone una visión reformista del islam, lo que no quiere decir que venga con una religión nueva sino hacer lo que el profeta llamó como Tajdid, que significa que la comprensión del islam se irá renovando con

Asma, sostiene que El Corán no habla de estatuto de la mujer, dado a que la referencia coránica es al ser humano, ya sean hombres o mujeres. Se trata del Al Insan. Asma defiende que El Corán habla de una creación igualitaria desde una esencia común llamada Naffs Wahida, y concluye que no hay ninguna aleya donde se diga que el hombre es superior a la mujer. La interpretación patriarcal hegemónica solo ha cogido cinco versículos: la poligamia, la Al Quiwamah (entendida como supremacía del hombre), de la herencia y del testimonio, y han hecho de estos versículos, que ha sido el cuadro normativo de definido por la dominación machista. Se trata de una reducción que otorga otros significados que en realidad no tiene el texto sagrado de los musulmanes. Los estudios de Asma Lamrabet revelan que hay veinte versículos en el Corán donde se recoge expresamente la igualdad entre hombres y mujeres, donde se habla al hombre y a la mujer de manera igual. Y es una igualdad en todos los aspectos de la vida.

La sharia es un producto político e ideológico de ambas partes. Es decir, de los tradicionalistas inmovilistas que han hecho del Corán un código penal olvidando su mensaje ético, y de Occidente que ha estigmatizado el Islam por culpa de esta sharia presentada por unos radicales violentos. La visión reformista siempre busca el regreso a la esencia del Corán. El Corán no habla de la sharia como un código penal, más bien como una ética de vida. Ésta sólo etimológicamente es la vía o el camino que lleva a la fuente. Todo lo jurídico corresponde a los hombres y mujeres de cada tiempo. La sharia como concepto legal rigorista existe en el imaginario de los que instrumentalizan el islam y de quienes lo demonizan. No existe un origen divino de un código jurídico que ha sido creado por los hombres. Todo es interpretación de la jurisprudencia islámica es una construcción social humana.

Seminario sobre el feminismo reformista islámico

Seminario sobre el feminismo reformista islámico

OTRAS CITAS DE INTERÉS: 

Seminario Permanente Internacional de Seguridad Interior y Exterior de la Unión Europea | Diagnósticos Pluridisciplinarios e Intervención Preventiva de la Radicalización Violenta y el Terrorismo Yihadista

FECHA: 3 de Mayo de 2016
LUGAR: Sala A. Facultad de Derecho. UNED
Calle Obispo Trejo nº2. Madrid

Anuncios