Etiquetas

, , , , ,

cm lopez¿Dónde quedan los principios sobre los que se construyó la Unión Europea? Una organización cuyo lema es Unida en la diversidad, no puede consentir situaciones que atentan contra la dignidad del ser humano, como las que están ocurriendo actualmente.

La fundación de la Unión Europea se vio propiciada por la necesidad de estabilizar una Europa convulsa tras la II Guerra Mundial. La organización ha ido evolucionando a través de distintos tratados fundamentados en valores como el respeto a la dignidad, los Derechos Humanos, libertad, Democracia e igualdad. Pero no nos engañemos, la creación de la Unión Europea se argumentó en términos de paz social y hermanamiento, aunque atendían en gran medida a devolver un clima político-económico estable que permitiera hacer negocios. Ejemplo de ello son grandes acuerdos como la creación del Mercado Común y de la Unión Monetaria, con el Euro como proyecto estrella.

Ahora, cuando de verdad debemos poner en práctica esos valores que proclamamos sobre el papel, cuando necesitamos la libre circulación de personas que huyen de sus países, la protección del derecho a la vivienda, del derecho a la Libertad de Expresión, etc. miramos para otro lado y descubrimos la verdadera cara de algunos Estados miembros, que parecen no creer en los ideales europeos.

Europa no es un buen refugio

Europa tiene una Historia extensa, que a veces olvidamos. Ya nadie recuerda que en el s. XIX y XX los europeos también huimos de las guerras y la miseria hacía América del Norte, América Latina y Oceanía. Hoy en día, italianos, griegos, españoles, etc. volvemos a repetir un exilio forzoso, jóvenes que se van en busca de un trabajo que le permita vivir con dignidad en otros países de la UE. Pero la Unión no está haciendo gala de esos principios de solidaridad ni con los europeos ni con los refugiados.

Reino Unido ha lanzado un órdago que le ha permitido alcanzar un acuerdo a cambio de permanecer en la Unión beneficiándose de privilegios como: no tener que financiar a los países de la Eurozona que atraviesen dificultades; que sus empresas no sean discriminadas por no usar el Euro; tendrá nuevos poderes para deportar a delincuentes europeos que lleguen al país; y podrá limitar durante siete años las ayudas sociales a los inmigrantes.

El Mediterráneo, símbolo de prosperidad, fluir de culturas, sustento de los pueblos que baña, se encuentra ahora lleno de muerte, desesperación y sueños que se rompen al pisar la tierra prometida. Una Europa idílica, comprometida con los Derechos Humanos, promotora de la Sociedad del Bienestar, de la esperanza.

Según el Informe de Amnistía Internacional 2015 más de 30 países devolvieron a refugiados de forma ilegal, también España desde Ceuta y Melilla. Es doloroso ver como familias enteras deben dejar su casa por una guerra, pero resulta desolador saber que sus problemas no cesarán tras jugarse la vida en el mar e incluso ser víctimas de las mafias, a las que entregan los ahorros de una vida.

Proactiva open arms

Trabajo de Proactiva Open Arms en Grecia

Llegan a una Grecia desbordada y aplastada por la Troika, que debe gestionar una avalancha humana que a duras penas consiguen organizar gracias a ONGs como Proactiva Open Arms. Esta es la cara amable de una Europa en la que también se encontrarán con ciudadanos deshumanizados, como los vecinos de Bautzen, que celebran la quema de un alojamiento para refugiados y con medidas disuasorias como las aprobadas en Dinamarca donde se requisará los objetos de valor y el efectivo por encima de los 1.340 euros a los refugiados.

Al igual que se desvanece el sueño europeo de los refugiados al desembarcar en Grecia, la Unión Europea también lo hace como institución. Sólo parece haber una forma de frenar esta tendencia, volver a restaurar aquellos ideales que gestaron este proyecto común y que calen verdaderamente en la sociedad y en sus gobernantes.