Etiquetas

, , , , , ,

Resultados elecciones legislativas en Portugal 2015 | Fuente Público

Resultados elecciones legislativas en Portugal 2015 | Fuente Público

Cada proceso electoral que tiene lugar durante los últimos meses en el entorno europeo es mirado con lupa y asimilado casi como propio en España. Las Elecciones Generales del 20 de diciembre están tan abiertas que todos buscan lecturas que refuercen sus intereses. Un ejemplo lo tenemos en las elecciones legislativas que se acaban de celebrar en Portugal y que dan una mayoría relativa a la coalición de centro derecha Portugal à Frente (PAF), formada por el Partido Social Demócrata (PSD) de Pedro Passos Coelho y el Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP) de Paulo Portas. Rápidamente desde Moncloa y sus resortes mediáticos se están lanzando consignas sobre la similitud de ambos procesos y la proyección de estos resultados en las Generales españolas de diciembre.

Siendo cierto las similitudes entre España y Portugal, somos dos países del sur de Europa donde Angela Merkel ha impuesto sus criterios de austeridad con el beneplácito de gobiernos conservadores liderados por Passos Coelho y Mariano Rajoy que se han mostrado alumnos aventajados de la canciller alemana. Siendo cierto ésto y siendo cierto que las políticas de austeridad que nos han empobrecido, empiezan a dar réditos macroeconómicos que no microeconómicos, no es menos cierto que el centroderecha portugués retrocede en las urnas pero muestra una resistencia política no equiparable al Gobierno español y al partido que lo sustenta que tiene tres graves problemas: la corrupción, el paro y Ciudadanos.

No se pueden extrapolar los resultados del PAF a España. En Portugal, es el Partido Socialista quien viene pagando durante los últimos años los graves casos de corrupción en los que se han visto sumidos algunos de sus principales dirigentes, el caso más significativo es el del ex primer ministro socialista,  José Socrates. El PS repunta tímidamente en las urnas pero el lastre de la corrupción le ha impedido ganar estas legislativas. Lo más parecido al caso Socrates en Portugal sería el caso Rato en España. Pero el Partido Popular no sólo tiene abierto ese frente de corrupción, tiene muchos más y muy graves. Desde las Elecciones Europeas, en todos y cada uno de los comicios que han tenido lugar, el electorado ha sido crítico con la corrupción del PP y les ha castigado por ello. Falta ver cual será el comportamiento del electorado respecto a este asunto el 20 de diciembre. Otro aspecto que no permite hacer comparaciones son los datos del paro en ambos países, mientras los portugueses están en un 13% aquí nos vemos en un insoportable 22% que complica muy mucho el discurso de la recuperación que intentan vender desde Génova y Moncloa. Por último, Coelho no tiene un Albert Rivera en Portugal. Los resultados de Ciudadanos en las elecciones catalanas son un aviso a navegantes de lo que puede pasar en las Generales, en un escenario radicalmente distinto al de Portugal.

Sí que hay similitudes en el escenario ideológico de la izquierda portuguesa respecto al caso español. El PS se consolida como el partido mayoritario, avanza electoralmente, y necesita dialogar con las fuerzas emergentes que han surgido a su izquierda. Un giro a la derecha y pactos con el PAF podrían suponer un retroceso del PS y dirigirse a posiciones irrelevantes como las del PSOK en Grecia. La izquierda portuguesa está dividida y eso beneficia al PAF. Ésto también se parece mucho al escenario actual de fragmentación de la izquierda en España a dos meses de las elecciones. En este sentido, hay que destacar los resultados del Bloco de Esquerda (BE), un movimiento muy en la línea de Syriza en Grecia y Podemos en España. El Bloco ha duplicado apoyos y se ha convertido en la tercera fuerza del Parlamento portugués. A la izquierda del Bloco, el Partido Comunista ha aguantado su base electoral aunque cede relevancia al Bloco. Éste si que es un escenario que se puede repetir el 20D en España.

Finalmente, insistir en que el escenario posterior a las elecciones que se plantea en Portugal también es muy similar al de las Municipales y Autonómicas en España y seguramente lo pueda ser al de las Generales en nuestro país, aunque con actores y encajes diferentes. Es el escenario de la polarización política, de la ausencia de mayorías absolutas, de la necesidad del diálogo y negociación. En este sentido, será interesante ver como evolucionan las negociaciones en Portugal porque aunque algunos deseen ver inmediatamente al PAF gobernando Portugal, con Coelho manteniendo su estatus de fiel secretario de la Merkel, quizás la cosa se enquiste y ésto vaya para largo, incluidas las negociaciones para la aprobación de los Presupuestos Generales. Muchos y diversos escenarios de gobernabilidad se abren en Portugal. Nada está cerrado.

Portugal