Etiquetas

, , , ,

La última cumbre hispano-polaca que ha reunido en Córdoba a Donald Tusk y Zapatero ha servido para reforzar las relaciones entre ambos países que estaban bastante deterioradas desde el bienio negro de los gemelos Kacinsky. La llegada al poder del centrista Tusk está propiciando un necesario aperturismo en Polonia que tiene como ejemplo los resultados de esta cumbre que ha reunido a las delegaciones de ambos países, con unos resultados muy satisfactorios.