La globalización (bien entendida) es ver desde un pc de mi casa del Cabo, en Alicante un partido de tenis del albaceteño Guillermo García López, en Chennai (Madrás-La India), a través de un programa chino que me permite bajarme una televisión india, con dos comentaristas de aquel país, muy graciosos, y en casi riguroso directo.