Etiquetas

El día 12 me pilló en Madrid, en primer lugar entono el mea culpa porque se me pasó un año más felicitar a mi tía Pilar, la que vive en Córdoba. El caso es que encontré mi ciudad un pelín excitada, por no decir crispada, un ambiente bien diferente al que tenemos cerca del mar, donde quizás por la influencia de la brisa mediterránea vivimos más relajados, con menos mala leche. En fecha tan señalada las opciones eran dos: acudir al Paseo de la Castellana, a la fiesta de la bandera, del himno todavía sin letra, a la fiesta de la ESPAÑA con mayúsculas, a la fiesta del nacional catolicismo, a la fiesta que te da puntos dobles en tu carné de españolidad o la otra opción pasaba por relajarse y zambullirse en el mar de culturas que representa Integra, la primera feria de la inmigración y la integración que se celebra estos días en en IFEMA (Madrid).

Bueno, pues a la fuerza ahorcan porque en Integra, Mundoetnia tiene un stand muy chulo y nos fuímos todo para allá y la sorpresa fue enorme al comprobar que allí se está dando cita durante todos estos días la España de verdad, la España de las mezclas, de la pluralidad, de los distintos idiomas, razas y religiones, la España de la inmigración y la integración, la España de todos, no la España de algunos. La fiesta tuvo continuidad por la tarde, en el Paseo de la Castellana con el impresionante desfile Viva América que fue otra orgia de color, alegría y buen rollo, justo todo lo contrario a lo que pasó esa misma mañana en ese mismo sitio, pero con otros actores bien distintos, muy respetables, muy españoles, pero con una concepción de España bien contraria a la que tenemos los que ellos consideran que somos malos patriotas o españoles de segunda división.