¿Quién es el problema, Bono o Moratinos?…, la incógnita se resuelve contestando una segunda cuestión: ¿quién quiere ser presidente del Gobierno, Bono o Moratinos?….

Bono quiere ser presidente del Gobierno, aquellos nueve votos que le impidieron dar el salto a la Secretaría General del PSOE es algo que tiene profundamente clavado y su ambición y vorágine política no se colman con un ministerio, ni claro está con un retorno a la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Bono quiere más, Bono quiere todo.
Zapatero optó por incluirlo dentro de su Gobierno, ‘mejor conmigo que contra mí’, pero era consciente de que Bono nunca jugaría en equipo y haría la ‘guerra’ por su cuenta, y ejemplos hemos tenido muchísimos durante todo este tiempo. El de Salobre ha roto la disciplina de Gobierno cuando y como ha querido, y sus desavencias con Moratinos quedan simple y llanamente en una anécdota.
Comparar las aspiraciones y talla política de Bono y Moratinos resultaría grotesco. Moratinos, como en su día le ocurrió a Ana Palacio, es un excelente diplomático, pero un pésimo ministro que tienen negada la habilidad de comunicar, arte que por el contrario domina a la perfección el populista Bono.
Recuerdo aquellas gloriosas tertulias nocturnas en Albacete, cuando alrededor de una buena mesa y un buen vino, hablábamos (bien documentados) de las ansias políticas de Pepe Bono y preveíamos lo que hoy le está pasando a Zapatero. Conociendo a <em>Don José </em>ésto se veía venir… <em>y lo que te rondaré morena</em>.

EUROGACETA en la blog zone de Periodistadigital