El ex presidente José María Aznar viene utilizando con calculada frecuencia foros internaciones para dibujar una España "balcanizada" y al borde de la Guerra Civil. Al mismo tiempo, su gran referente político, George Bush, clama que: "Dios me iluminó para invadir Irak", y paralelamente se enfrenta abiertamente a sus propios senadores republicanos que quieren perseguir y castigar la torturas que se han producido en esa guerra divina, torturas que a Bush le parecen perfectamente asumibles. La doctrina de los neocons americanos se sitúa en un espectro ideológico que linda con la extremaderecha, un lugar en el que se siente cómodo Aznar ahora mismo, pero en el que no se sienten nada cómodos miles y miles de cargos públicos y votantes moderados del Partido Popular. ¿Pagará Rajoy la radicalización y los rencores de Aznar, como en su día otros dirigentes socialistas pagaron actitudes similares de Felipe González?

Dicen que quien gana el centro gana elecciones. Rajoy, empujado por Aznar se aleja de ese espacio político. Y Zapatero, empujado por sus socios nacionalistas de Gobierno también abandonó hace tiempo el centro-izquierda y no tiene la fortaleza, ni los ánimos necesarios para recuperarlo. ¿Qué políticos españoles siguen aferrándose a la pragmática teoría política de que el centro es el éxito?: José Bono y Alberto Ruiz Gallardón. Sigo pensando (que me perdonen los radicales)  que más tarde o más temprano, uno de los dos será presidente de este país ‘balcanizado política y mediáticamente’.

EUROGACETA en la BLOG ZONE de PERIODISTADIGITAL