El timo del AVE (en memoria de Santos)

Retomo el pensamiento de Ulrich Bech sobre lo glocal que estará presente en muchos de estos artículos: en política y en economía, lo nacional debería coexistir con lo transnacional, con lo global y con lo local. Ya saben, «pensando globalmente, actuando localmente». Y lo hago para hablar de trenes y ruego disculpen el tono personal que mucho me temo tendrán las siguientes líneas. Seguir leyendo

Del ‘botijo de Santos’ al AVE de ministros, príncipes y asesores

Viaje inaugural AVE Madrid-Alicante.

Viaje inaugural AVE Madrid-Alicante.

Escribo estas líneas en el preciso instante que una pléyade de políticos de medio pelo, un príncipe y toda su legión de asesores participan en un pomposo acto en la Estación de Ferrocarril de Alicante, a cuenta de la inauguración del supuesto AVE entre Madrid y Alicante. La noche anterior a este sainete me dí un paseo por la citada Estación, me acordé de Ibáñez y sus personajes Pepe Gotera y Otilio, y sobre todo me acordé de mi abuelo, de Santos y su botijo.

Antes de hablar de lo que quiero hablar, y para contextualizar el asunto, permítame amable lector que reproduzca un artículo que publiqué en La Verdad, allá a mediados de los años 90, cuando tanto el periódico como mi abuelo tenían la vida que más tarde perdieron:

EL BOTIJO DE SANTOS

De pequeño, mi abuelo me llevaba durante todos los veranos -todos los días sin falta- a la Estación de Ferrocarril de Almansa. La hora de aquel entrañable paseo, cuando caía la noche, la hacía coincidir con la llegada de uno de aquellos viejos expresos, de raquíticos y malolientes compartimentos y velocidades no superiores a los 70 u 80 kilómetros por hora. En esas noches de julio y agosto, además de nosotros dos, el Jefe de Estación, nuestro perro Bombardino y algún que otro viajero, siempre estaba por allí, en el andén, el bueno de Santos con su botijo.

El tren podía parar hasta veinte minutos y para aquellos viajeros menos pudientes que no podían apearse más que a orinar, pero no pisaban la cantina, Santos recorría todo el andén, vagón por vagón, ofreciendo su botijo con agua fresca -muy de agradecer en esa época del año- y por el servicio recibía la voluntad del personal. Esa era la forma de vida y yo todas las noches le ayudaba en su tarea.

Han pasado algunos años, no muchos, y el cambio ha sido espectacular. Pocos trenes paran en Almansa, casi ninguno, la mayoría pasan como flechas y Santos se quedó sin trabajo. La antigua Estación y su cantina desaparecieron, ardieron en una tórrida noche de verano en un gran incendio, y fue sustituida por una más chica y funcional donde dejaron de parar expresos y donde dejó de aparecer Santos y su botijo.

Hoy no tengo ni idea que fue de Santos, ni de su botijo, Bombardino se murió hace mucho y mi abuelo está muy mayor y sigue empeñado en vivir junto a su Estación y en darse paseos por aquellos andenes de trenes fantasmas.

Y mientras todo eso pasa, en pueblos y ciudades como Almansa, en otros municipios como Albacete, políticos de tercera juegan a pedirnos a los Reyes Magos de Oriente un AVE porque hemos sido buenos y porque quieren un voto. Sería buenos recordarles, por ejemplo, que la comunicación entre las principales poblaciones de Castilla-La Mancha por tren sigue siendo de aquello tiempos del botijo de Santos y las infraestructuras presentes todavía son ampliamente mejorables.

Algunos de éstos que ahora reclaman el AVE con furor, como el paradigma de una modernidad mal entendida, no se merecen ni el botijo de Santos.

Y vuelvo a la realidad, hoy, día grande de inauguración por políticos, príncipes y asesores de medio pelo, me acuerdo de aquellos paseos con mi abuelo. La cercanía de aquella casa junto a la Estación, la observación infantil de los trenes, los viajeros, las explicaciones sobre lo que era una catenaria, un factor, los cambios de vía, las mercancías, etc, etc, me llevaron a interesarme mucho más tarde por esta infraestructura tan importante, permitiéndome la ‘frikada’ de hacer un trabajo de fin de Máster en el Centro de Estudios Europeos de la UCLM, sobre lo que se venía barruntando en este complejo, apasionante y manipulado mundo de la alta velocidad ferroviaria. Aquella investigación (mitad periodística, mitad académica), me la dirigió toda una experta, la profesora Nuria Garrido, y se titulaba: Albacete, en el marco ferroviario de la Red Transeuropea de Transporte: el AVE Sur.

Básicamente, en contra de las tesis planteadas por el trío de mariachis Bono-Zaplana-Gallardón (entonces presidentes de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Madrid), en aquel trabajo se defendía una alta velocidad de verdad que uniera la capital de España con Valencia y Alicante, aprovechando el histórico nudo ferroviario de Albacete. Se trataba de racionalizar recursos, apostando por el trayecto más lógico (el de siempre), y compatibilizando el AVE con una tupida red de cercanías y trenes de media distancia. No olvidemos que el AVE es un tren para ricos, un tren excluyente.

Aquel trabajo se defendió con éxito en mayo de 2001, en el Centro de Estudios Europeos, de Toledo y mis conclusiones fueron que aquellos mariachis (Bono, Zaplana y Gallardón) estaban sentando las bases para que Albacete perdiera su histórico status de nudo de comunicaciones ferroviarias entre el Centro y Levante peninsular. Además se estaba produciendo un cumplimiento desigual de los requisitos establecidos por la política comunitaria de transportes y la dimensión medioambiental del proyecto quedaba cuestionada desde sus orígenes. A partir de argumentos exclusivamente técnicos, intentamos demostrar que el debate interno y la puesta en escena del opción denominada por los mariachis como AVE integral, resultaría perniciosa para Albacete, y también para Alicante y Murcia porque se demoraría en exceso la llegada del AVE a estas ciudades (hoy llega un pseudo AVE a Alicante, doce años después) y en Murcia no se le espera. En definitiva, aquel trabajo de investigación concluía que los criterios políticos habían primado sobre los económicos y jurídicos en la decisión final tomada por el Ministerio de Fomento, entonces dirigido por el ínclito Francisco Álvarez Cascos.

ALICANTE Y SU ANDÉN Nº13

Si pudiera haber estado en el pomposo y blindado acto de presentación de Alicante, en primer lugar me hubiese quejado de que los periodistas de Albacete no hayan sido acreditados para subirse al tren, solamente lo han podido ver pasar (toda una metáfora de toda esta historia que les estoy contando), y me hubiera gustado hacer a ministros, príncipes y gestores la siguiente pregunta-reflexión:

Se han reunido todos ustedes en los andenes 1 al 6 de la Estación de Alicante (los andenes de clase alta), para inaugurar un AVE que más que un AVE parece un ‘tren de la fresa’ por las excesivas paradas (políticas) que debe efectuar y porque las velocidades que alcanza no son de AVE. Eso sí, su precio, una vez acaben las ‘ofertas de lanzamiento’ serán de AVE, o lo que es lo mismo, será inaccesible para el ciudadano de a pie, y más con la que está cayendo. La infraestructura AVE comienza a ser más un problema que una solución porque está suponiendo el desmantelamiento de muchas líneas imprescindibles de cercanías y media distancia. Miremos hacia el andén 13 de la Estación de Alicante. En apenas 200 metros, en una misma estación tenemos dos mundos diferentes. En el andén nº13 sale con una frecuencia ineficaz, un viejo, casi cochambroso e insalubre tren de cercanías que une importantes áreas metropolitanas como Alicante y Elche (700.000 personas), para continuar hacia la Vega Baja y acabar en Murcia. Precios caros para un tren contaminante, tirado por una vieja locomotora diésel que en muchos tramos circula por vía única. Un tren que diariamente cogen miles de trabajadores, estudiantes, etc, y que es la antítesis de los flamantes y lujosos ‘patos’ Alston que paran en estos andenes de clase alta.

Que quieren que les diga, aquí hay un problema de prioridades y de pésima gestión de los recursos públicos. Si Santos levantara la cabeza, mal que les pese, organizaría un escrache y le lanzaría su botijo a la cabeza a estos ministros, príncipes y gestores que se están riendo de todos nosotros.

Los ‘enterradores’ de Vocento negocian el cierre ‘eficiente’ de históricas delegaciones de La Verdad en Albacete y Elche

 

Primeras portadas de las delegaciones de La Verdad en Alicante y Albacete. Fechadas el 6 de octubre de 1963 y 24 de mayo de 1973

Primeras portadas de las delegaciones de La Verdad en Alicante y Albacete. Fechadas 6 de octubre de 1963 y 24 de mayo de 1973

Allá por el año 1973, la entonces Editorial Católica liderada por el rotativo Ya aprobaba el plan de expansión de uno de sus periódicos, el diario La Verdad, a la provincia de Albacete. Diez años antes, La Verdad ya había salido de Murcia para ‘conquistar’ la provincia vecina de Alicante (6 de octubre de 1963). Desde que el 2 de marzo de 1903 el Obispado de Murcia fundara La Verdad, no fue hasta finales de la década de los 60, principios de los 70 del siglo pasado, cuando se desarrolló una estrategia fundamentada en los aspectos comunes que desde un punto de vista socioeconómico unían a estos territorios del sureste español. Esta insólita aventura periodística parece que puede tocar a su fin. Dentro de muy poco La Verdad de Albacete cumpliría 40 años y La Verdad de Alicante el medio siglo, pero quizás no haya celebraciones porque en base al denominado Plan de Eficiencia de Vocento (que paradoja de nombre), las históricas delegaciones de Albacete y Alicante-Elche-Vega Baja pueden quedar finiquitadas o convertidas en meras corresponsalías.

Tuve la suerte, allá por los años 80, de aprender de magníficos profesores de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid (mi ciudad de origen) y hacerme periodista gracias a magníficos profesionales en la redacción de La Verdad de Albacete (mi ciudad de adopción), primero en la sede de Tesifonte Gallego, a las órdenes del malogrado Pepe Sánchez de la Rosa y luego en la Plaza del Ayuntamiento. Soy afortunado por una cosa y por la otra, y por algunas más. Precisamente uno de mis mejores profesores de la Complu, José Antonio Martín Aguado (ex redactor jefe de Ya) sabedor de mi labor profesional en La Verdad me animó junto a mi colega Laura González, a realizar una tesis doctoral sobre mi propia empresa, una empresa llena de singularidades. El título de aquella tesis que se defendió en Madrid el 20 de diciembre de 1999 fue: ‘La Verdad: prensa del sureste, ejemplo de periódico interregional’. Quise definir el concepto prensa del sureste de una manera sencilla:

“Representada en La Verdad es un modelo original de prensa que cubre los intereses de tres provincias ubicadas en tres comunidades autónomas diferentes pero que tiene mucho en común histórica, cultural y sobretodo socioeconómicamente hablando”

Hoy puede morir ese concepto y con el un periodismo local que rozó la exquisitez y que se convirtió en referente. Paradojas del destino que Enrique Meneses y Pepe Sánchez de la Rosa nos dejen un frío 7 de enero de 2013, a la misma edad, y que solamente tres días después los ‘señores de negro’ desembarquen con sus ERE en las redacciones y apelando a un Plan de Eficiencia liquiden un negocio que en el caso de Albacete (el que más conozco) fue durante años un modelo de eficiencia (mejor que Pepe no haya visto ésto). Lo que no ha sido rentable durante los últimos años ha sido la gestión de Vocento que olvidó su razón de ser: hacer buenos periódicos regionales y se embarcó en aventuras multimedia ruinosas, tanto locales como nacionales. Quizás las inversiones millonarias se deberían haber realizado en los periódicos y sus ediciones online. Pero los fuegos de artificio pesaron más.

Malos tiempos para la lírica. Mi solidaridad con los compañeros ‘amenazados’ (el eslabón más débil) que pueden verse afectados por éste y otros ERE. Pero no desenfoquemos el problema. El periodismo no ha muerto, ni morirá, el buen periodismo es más necesario que nunca y los buenos periodistas son un bien público de indudable valor. Esta situación tiene culpables: empresas mal gestionadas por quienes ahora ejercen de ‘enterradores’ y que se aprovechan de un nuevo marco laboral absolutamente deleznable.

Sin periodistas no hay periodismo, sin periodismo no hay democracia (FAPE)

Volar y sufrir, desde Los Alpes a Tenerife

Rosa, Sefi y servidor, acabando la pesadilla con Spanair

Rosa, Sefi y servidor, acabando la pesadilla con Spanair

Tengo varios post pendientes, referentes al seminario profesional de Innsbruck (Tirol-Austria) y al congreso internacional de la Universidad de La Laguna (Tenerife), donde se acaba de poner en marcha la Sociedad Latina de Comunicación Social. Sacaré tiempo de debajo de las piedras para hablar sobre lo mucho que han dado de sí ambas citas, pero antes quiero prologarlo todo con la intrahistoria de ambos viajes, una intrahistoria marcada por la pesadilla de volar con compañías aéreas españolas. Continue reading →

Prensa Ibérica refuerza su estrategia en la Red y Vocento cierra Qué!, en Alicante

Vamos primero con la BUENA NOTICIA: Editorial Prensa Ibérica, en Catalunya, Baleares y Valencia, quiere incorporar responsables de gestión de comunidades en algunos de sus medios, como levante-emv.com, diariodemallorca.es, diariodeibiza.es, diaridegirona.cat, regio7.cat, superdeporte.es y emporda.info. Continue reading →

Vocento: Lo que mal empieza, mal acaba

vocento

Una sola redacción en Alicante para dos periódicos: La Verdad y Las Provincias. ¿Les resulta esperpéntico?… pues se trata de una de las muchas acciones estratégicas que se está pensando Vocento para afrontar la crisis. La plaza de Alicante es un claro ejemplo de que lo mal empieza, mal acaba, pero desde luego el panorama nacional que se presenta en el grupo Vocento es para echarse a temblar. Continue reading →

‘Así somos: Polonia en la Unión Europea’

WroclawEl Centro Comunitario Playas, en el Cabo de las Huertas (Alicante) acoge hasta el próximo 12 de diciembre, una interesante exposición que se presenta bajo el epígrafe: Así somos: Polonia. Se trata de una positiva iniciativa llevada a cabo por los alumnos de 1º, 2º y 3º de la ESO del Instituto Cabo de las Huertas de Alicante, y enmarcada dentro del proyecto: Así Somos, la Unión Europea. Esta muestra panorámica nos acerca de una manera general, pero efectiva, a la evolución de Polonia, a su transformación política y económica dentro del contexto europeo.

Polonia ingresó en la Unión Europea el 1 de mayo de 2004, después de culminar una transición política reforzada por su entrada en el club comunitario. Los alumnos del IES Cabo de las Huertas, en Alicante, han trabajado, a través de paneles, murales y audiovisuales, toda esta evolución histórica que se presenta de una manera atractiva y que tiene por objeto acercarnos a un socio de la Unión Europea, que aunque no lo parezca, tiene mucho en común con España. Polonia más cerca, desde Alicante. Recomendable.