Etiquetas

, , , , , , ,

Rajoy y Orenga, dos cracks!

Mariano Rajoy y Juan Antonio  Orenga, dos cracks!

Qué desasosiego, la mañana del miércoles te desayunas con el vacío que dejará Ana Botella en Madrid -irrecuperable- y por la tarde te vacías intentando buscar argumentos lógicos a la hecatombe de la Selección de Baloncesto y entre medias se marcha sin avisar un gran benefactor y ciudadano ejemplar como Botín. ¡Vaya día!… para enmarcar (Pablo Iglesias se está cargando este país)…. y encima hoy es la Diada con los catalanes pidiendo votar, ¡vaya cosas que piden éstos catalanes irresponsables! (eso será motivo para otro post si mañana saco un rato entre fuego y fuego).

La verdad es que la Botella y Orenga tienen cosas en común. Ambos tienen esa característica muy española de ocupar cargos importantes de gestión, siendo bastante limitados, por ser amigos de, hijos de, maridos de o primos de. Muy español lo del tonto útil y como se puede comprobar: poco productivo. La responsabilidad cuando un tonto útil la caga en extremo es doblemente compartida, en primer término por el tonto útil que acepta un cargo que le sobrepasa, pero como es tonto no es capaz de percibir el riesgo; y en segundo lugar, comparte responsabilidad en mayor grado quien coloca al tonto útil en vez de a una persona cualificada, aunque no sea amiga o pariente. (En este sentido, el que sale en la foto con Orenga también podría considerarse un tonto útil por como llegó al poder y como lo ostenta).

Pero centrémonos en Orenga, el pobre tiene ya dos manchas en su currículum difíciles de igualar. Como jugador formó parte del ‘angolazo’ en los Juegos Olímpicos de Barcelona y ahora ha sido el técnico que ha dejado a la mejor Selección Española de la historia en cuartos de final,…¡en el Mundial que jugabas en tu propia casa! Pobre Orenga. ¿Cómo alguien que formó parte del ‘angolazo’ podía dirigir esta Selección? ¡Qué mal fario!, era totalmente previsible que algo malo pasaría. Estaba escrito. ¡Y ojito! que precedentes había porque el Estudiantes osó contratarlo en ACB y batió récords negativos en un arranque de Liga que obligó a los estudiantiles a destituirle antes que la sangre llegara al río. No era una buena opción. El presidente de la FEB, José Luis Saéz, se equivocó y, por tanto es responsable importante de éste desaguisado. Acertó plenamente, en cambio, cuando le dio las riendas a técnicos solventes (muy solventes) como Pepu Hernández, Aito García Reneses y Sergio Scariolo y entonces fue responsable de los éxitos derivados de aquellas decisiones.

Pero más allá de coñas y cabreos, tampoco hay que dramatizar en exceso y después de leer y escuchar muchas tonterías durante estas últimas horas, mi lectura no pasa de que un equipo, Francia, supo gestionar con éxito la ilusión por ganar, y otro, España, no supo gestionar la presión por perder. Evidentemente en la gestión de ambas situaciones juega un papel fundamental el entrenador, y Vincent Collet, dio un repaso en la preparación y dirección de partido a Juan Antonio Orenga. De igual modo en una posición tan importante y delicada como la de base (la prolongación del entrenador en la pista), también Francia nos pasó por encima y Thomas Heurtel táctica y técnicamente superó a nuestra legión de bases y escoltas reconvertidos, haciendo jugar a Francia de la manera conveniente para desquiciar a España. Me alegro por Heurtel, llegó hecho un pipiolo alocado a Alicante y con los años se ha convertido en un base como la copa de un pino. Punto y final, la generación de los ‘juniors de oro’ es la mejor y más brillante de la historia del baloncesto español. Gracias por habernos hecho disfrutar todos estos años. Indudablemente, no merecíais un final de ciclo así.