Etiquetas

, , , , ,

Comentaba un par de post más atrás que un blog te permite pequeñas licencias personales, hoy por ejemplo simplemente quiero anunciaros que cambio de centro de trabajo, dejo la Universidad CEU-Cardenal Herrera y empiezo una nueva etapa profesional en la Universidad Miguel Hernández. Dejo un cardenal por un poeta.

Han sido seis magníficos años en el Centro de Elche del CEU-UCH, seis años para tres promociones que nos han dado gratas alegrías, seis años de trabajo codo con codo con magníficos profesionales, principal seña de identidad de esta Universidad. Sería hipócrita y cínico por mi parte, y ya se sabe que los cínicos no sirven para este oficio, negar discrepancias con idearios, formas o estilos excesivamente radicales o sectareos que se alejan de la mera esencia universitaria y que hoy potencian quienes rigen la Fundación CEU San Pablo; aunque no es menos cierto que quien suscribe ha trabajado siempre en Elche con total libertad y en un ambiente extraordinario, ajeno a los vaivenes de la corte y villa.

Dicho lo dicho, afronto con enorme ilusión mi vuelta a la Universidad pública, a través de un proyecto docente e investigador estupendo como el de la Universidad Miguel Hernández, al que me sumo lleno de energía y siempre bajo la premisa del amor y compromiso con mi profesión: el PERIODISMO.