La Asamblea General de Naciones Unidas ha perdido influencia internacional durante las últimas décadas, básicamente porque los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad se han encargado de que así sea. Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido, pero sobre todo Estados Unidos, han ido debilitando lo que debería ser un foro para la paz que nunca interesaría en plena forma a los ‘señores de la guerra’. Así las cosas, en el 60 aniversario de la ONU, cuando algunos propugnan ilusamente una refundación para la paz fundamentada en una alianza de civilizaciones, todo queda reducido a un sainete que queda perfectamente reflejado en la fotografía que se adjunta.

Bush.jpg

Reuters/El País (publicada 16 de septiembre de 2005)

Lo dicho, de sainete. No tiene desperdicio la imagen. George W.Bush, el mandatario internacional que más ha despreciado la ONU, se plantó en este ocasión en Nueva York, acuciado por las malas encuestas que reflejan la ineptitud de su Gobierno en la gestión de la crisis del Katrina, manejando un discurso absolutamente hipócrita e increíble. Lo mejor, sin lugar a dudas, fue el momento de la foto, cuando el hombre supuestamente más poderoso del mundo redacta una nota destinada a Condoleezza Rice en la que pide permiso a su dama de hierro para ir a hacer pipí…